Noticias

más recientes

Criminal guatemalteco perdería su ciudadanía canadiense

19 de Abril de 2017 a las 15:09

Criminal guatemalteco perdería su ciudadanía canadiense Gobierno Federal investiga a quienes cometieron delitos en su país de origen

Así como ahora se descubrió que Jorge Vinicio Sosa Orantes, de Guatemala, acusado de horrendo crímenes en su país, corre el riesgo de perder su ciudadanía, todos los extranjeros que cometieron algún delito penal, especialmente de lesa humanidad, o de violación de derechos humanos, están siendo investigados en Canadá, porque mintieron y el Gobierno les puede quitar la ciudadanía para deportarlos a su país de origen, para que los juzguen. Sosa ha dicho que es inocente, pero según la investigación presentada, existe evidencia que establece que era uno de los oficiales al mando de la masacre de campesinos, donde se hicieron ejecuciones con un martillo, con un arma de fuego y una granada.

Por CIRO ALQUICHIRE V.

OTTAWA.- Canadá establece entre sus principios que un extranjero que cometió delitos de lesa humanidad, crímenes contra la sociedad civil, violación de los derechos humanos, y otros delitos criminales, no tiene derecho a la residencia y muchos menos a la ciudadanía de este país, pero alguno han logrado engañar el sistema de Migración Canadá, que ahora los investiga y adelanta procesos, para que pierdan su ciudadanía y así poderlo deportar a su nación de origen sin contratiempo. Uno de estos casos es el de Jorge Vinicio Sosa Orantes, de Guatemala y quien está acusado de matar unos campesinos en su país, utilizando una granada, armas de fuego y hasta un martillo, durante la guerra civil que ce vivió en esta nación centroamericana.

De acuerdo con la información del Gobierno federal, documentos judiciales presentados recientemente, dejan al descubierto al supuesto criminal de guerra, quien ocultó su papel en la masacre de 1982, realizada por los militares guatemaltecos, en la que habría participado. El caso se descubrió luego del proceso legal contra cuatro ex soldados guatemaltecos detenidos por las autoridades de Estados Unidos en 2010, que fueron acusados de participar en la masacre de los pobladores de Las Dos Erres, y vincularon al crimen a Jorge Vinicio Sosa Orantes, quien fue detenido.

El guatemalteco de 59 años, por sus delitos, ya está cumpliendo una condena de 10 años en los Estados Unidos, país donde también tenía la ciudadanía, que ya le fue revocado en 2014, lo mismo que ahora quiere hacer Canadá, para que el centroamericano no sea devuelto a Canadá, sino a su país de origen donde será juzgado por su crimen.

Sosa salió de Guatemala en 1985 y solicitó asilo en los Estados Unidos, alegando que huía de los guerrilleros en su país, pero le negaron el asilo. Luego se pasó a Canadá, donde se convirtió en un ciudadano y posteriormente se casó con una estadounidense, para lograr la ciudadanía de este país, pero luego se descubrió que era un criminal de guerra, fue capturado, procesado y condenado en EE.UU.

En el juicio contra Sosa, otro ex soldado guatemalteco, aseguró que fue quien disparó su fusil y lanzó una granada contra aldeanos que gritaban desde el interior de un pozo, a donde fueron lanzados. Se espera que Sosa sea deportado a su país después de que termine su condena de prisión en Estados Unidos. La masacre quedó impune durante años, incluso después de que las autoridades de Guatemala emitieron 17 órdenes de detención. En 2009, la Corte Interamericana de Derechos Humanos exigió al país enjuiciar a los responsables.

Comentarios

escribenos